¿Cuántas calorías tiene una pechuga de pollo?

pechuga de pollo en un plato

Descubre nuevos ingredientes y nuevos sabores con estas recetas.

Infórmate sobre nutrición y deporte en nuestra NewsLetter.

El pollo es sin duda un alimento muy versátil que hace su aparición en multitud de dietas para deportistas.

Y es que su alto contenido en proteínas lo convierten en un buen aliado si lo que buscamos es la hipertrofia muscular, o simplemente reparar las fibras musculares que se han roto tras llevar a cabo el entrenamiento.

¿Cuántas calorías tiene el pollo? ¿Cuánto pollo se puede comer al día? ¿Es bueno para la salud?

Te desvelamos todas tus dudas en este post.

 

¿Cuántas calorías hay en 100 gramos de pechuga de pollo?

100 gramos de pechuga de pollo tienen la siguiente información nutricional:

  • Calorías pollo: 111 kcal
  • Proteínas: 21 g – 84 Kcal – (76 %)
  • Hidratos de carbono: 0 g – 0 Kcal – (0 %)
  • Grasas: 3 g – 27 Kcal – (24 %)

 

gráfico que muestra las calorías del pollo

¿Cuánto pesa una pechuga de pollo?

Obviamente, esto depende mucho del tamaño del pollo, pero generalmente una pechuga de pollo estándar pesa en torno a 400g

 

¿Cuánta proteína hay en 100 gramos de  pechuga de pollo?

En 100g de pechuga de pollo en crudo hay 21 gramos de proteína, que aportan 84 Kcal. Es decir, un 76 % del balance del aporte calórico proviene de las proteínas.

 

¿Es buena la proteína del pollo?

Sí, la proteína que aporta la carne de pollo es una proteína de muy alta calidad, ya que aporta todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita para funcionar correctamente.

 

Diferencia entre la pechuga de pollo y el muslo

La diferencia en la composición nutricional de un muslo de pollo en crudo y de una pechuga de pollo en crudo es muy pequeña. Tanto que apenas merece la pena hacer una distinción. No obstante, si queremos hilar fino, diríamos que la pechuga tiene un poco más de proteína y el muslo un poco más de grasa, por lo que éste último resulta un poco más jugoso.

 

muslo de pollo en un plato

 

¿Es sano el pollo?

Totalmente. Se trata de un alimento saludable y que, salvo en condiciones patológicas concretas, no tendría ningún efecto negativo para nuestra salud. 

Y no, no tiene ni hormonas ni antibióticos. Puedes seguir comprando pollo sin ninguna preocupación. Si, por lo que sea, sigues con la mosca detrás de la oreja sobre este tema, puedes leer este informe de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) donde se demuestra de forma clara. 

 

Beneficios para la salud

Como ya hemos comentado, el pollo es un alimento que destaca por su gran aporte en proteínas de buena calidad y su bajo contenido en grasas e hidratos de carbono

Si nos centramos ahora en los micronutrientes, diremos que el pollo aporta gran variedad de vitaminas y minerales

Dentro de las vitaminas destacamos a las vitaminas del complejo B (como la vitamina B3 y la B6), las cuales contribuyen a la formación de glóbulos rojos y son fundamentales para el buen funcionamiento del metabolismo de las grasas y de los carbohidratos.

En cuanto a los minerales, destacaremos su contenido en zinc, magnesio, selenio y fósforo, los cuales tienen implicación directa en la mejora del rendimiento deportivo. Por ejemplo, el zinc juega un papel clave en la capacidad de esfuerzo del músculo y fortalece el sistema inmunológico, entre otras funciones. Por otro lado, el magnesio contribuye a reducir la sensación de fatiga. Es importante cuidar muy bien su consumo, pues su deficiencia puede causar calambres y espasmos musculares, sobre todo en entrenamientos de larga duración. 

 

deportista corriendo por la playa

 

¿Cuánto pollo se puede comer a la semana?

Depende. No hay máximo, pero tampoco mínimo. Es decir, no es necesario tomar nada de pollo, pues podemos tener una alimentación totalmente completa sin consumirlo. 

No obstante, también es cierto que se trata de un alimento que no supondría nada negativo si lo tomáramos más de una vez al día todos los días

Eso sí, no es conveniente abusar de un mismo alimentos en nuestro día a día, ya que esto hará que reduzcamos la variedad de alimentos de nuestra alimentación. Por ello, una recomendación orientativa sería no tomarlo más de 7 veces a la semana.

 

Mejor momento del día para comer pollo

Debido a su elevado porcentaje de proteínas, el pollo es un muy buen alimento para añadir a una comida o cena postentreno, especialmente si hemos entrenado para ganar masa muscular, puesto que este alimento ayuda a reparar las fibras musculares que se han roto en el entrenamiento.

 

¿Cómo conservar el pollo?

El pollo es un alimento muy susceptible a la contaminación por bacterias patógenas, en especial la Salmonella.

Por ello, es especialmente importante conservarlo de manera correcta para evitar el riesgo de intoxicación alimentaria.

El primer paso es escoger un pollo en buen estado sanitario en el supermercado. Éste debería tener un color rosado (o amarillento, si se trata de carne de corral). Un color ligeramente grisáceo indicará que el pollo no está en buen estado, así como un olor ácido o, en el caso de carnes envasadas, que el film superior esté hinchado. Esto indica una proliferación de bacterias, normalmente patógenas, que producen gases que hinchan el envase.

Una vez hemos echado el pollo a la cesta de la compra, es importante que no se rompa la cadena de frío, por lo que es necesario llegar a casa y refrigerarlo cuanto antes.

En cuanto a la conservación en nevera, lo mejor es guardar el pollo en el estante inferior, puesto que de estar en un estante superior, los jugos del mismo podrían contaminar el resto de alimentos que quedan por debajo. Además, la temperatura de la nevera no debe subir de los 5ºC.

En caso de no consumir el pollo antes de 2-3 días, lo mejor sería congelarlo a -15ºC en un envase bien cerrado, para que conserve bien sus propiedades. Cuando vayamos a descongelarlo, hay que hacerlo en el frigorífico y nunca a temperatura ambiente, puesto que en este caso, sería un caramelito para bacterias como la Salmonella o la Listeria.

 

sartén llena de pollo

 

¿Cómo cocinar el pollo?

No es que queramos quitarte las ganas de comer pollo, pero te vamos a volver a recordar lo susceptible que es a la contaminación microbiana.

Es por ello por lo que es necesario cocinar el pollo hasta que el centro haya alcanzado los 74ºC.

Existen otras carnes que podemos consumir en crudo, pero esto no es una opción con el pollo… A no ser que quieras un billete directo a una intoxicación alimentaria.

Antes de cocinarlo, no es necesario lavarlo, puesto que no es la manera de eliminar la carga microbiana.

Simplemente, dale calor y cocínalo de tu manera favorita: a la plancha, al horno, salteado, en la freidora de aire… Las opciones son casi infinitas, porque hacerse un maki roll de pollo crudo no es una de ellas.

 

3 recetas saludables con pollo

¿No te queda claro cómo puedes cocinarlo para no cansarte de él? Estas tres opciones te pueden molar mucho:

 

ensalada con pollo

 

Las encontrarás disponibles en nuestros planes de alimentación. Si buscas darle una vuelta a tu nutrición para mejorar tu rendimiento deportivo, pero no sabes cómo (o te estás cansando porque sólo comes arroz y pollo)… INDYA es para ti.

Echa un vistazo a nuestros planes de suscripción y comienza a disfrutar del proceso.

¡Todo son buenas noticias!

Te contamos todo sobre nutrición, tecnología y rendimiento deportivo aquí.

¡Todo son buenas noticias!

Te contamos todo sobre nutrición, tecnología y rendimiento deportivo aquí.